Archivo

Archive for 4 julio 2012

Todo es Energía.

El filósofo francés y matemático, René Descartes, conocido como “el padre de la Filosofía Moderna”, declaró que la mejor forma de entender cómo funciona el mundo es dividir la existencia en dos partes: la objetiva o mundo material, gobernado por los principios de la ciencia; y el mundo subjetivo de la mente y el alma.

Descartes es especialmente famoso por su frase “Pienso, luego existo.” Y aquí surgieron las interrogantes: ¿Cómo es que pensamos? ¿De dónde vienen nuestros pensamientos? ¿Cómo es que los fragmentos de materia física que constituyen nuestro cerebro generan la consciencia? En las palabras de John Hagelin, físico contemporáneo: “Hay problemas filosóficos profundos alrededor de cómo es que tenemos consciencia a partir de un trozo de carne”.

A pesar de la clara división de la realidad que planteó Descartes, el sentido común nos dice que nuestros pensamientos deben estar conectados al resto de nuestra existencia física de alguna forma. Pero ¿cómo exactamente?

En algunas generaciones posteriores a Descartes, Sir Isaac Newton detalló con precisión algunas de las leyes que rigen a nuestro mundo físico. Una gran parte de la ciencia moderna está basada en los fundamentos establecidos por Newton quien definió un universo de 3 dimensiones, con capacidad de espacio vacío y de movimiento. Las Leyes de Newton hicieron posible el avance la tecnología moderna, desde máquinas de vapor hasta las pruebas espaciales en la superficie del planeta Marte.

No obstante, los científicos eventualmente alcanzaron el límite del mundo físico newtoniano. Con el descubrimiento de la radioactividad a finales del Siglo XIX, el mundo se empezó a interesar por el mundo atómico. Acuñado en el idioma griego, el término átomo significa “unidad indivisible” y en aquel entonces se pensó que todo nuestro universo físico se componía de estas partículas elementales. Sin embargo, las investigaciones posteriores demostraron que el átomo era divisible. Y aquí la física clásica de Newton dejó de funcionar para este nuevo nivel.

La famosa ecuación matemática de Albert Einstein (E = mc2) vino a causar una revolución. Por primera vez en la historia se describió cómo la energía y la materia no solo están relacionadas sino que una puede transformarse en la otra y viceversa. El mundo de la física newtoniana tuvo que hacerse a un lado para dar cabida a la física cuántica.

La física cuántica es el estudio de cómo funciona el mundo en su mínima escala, a un nivel muchísimo más pequeño que el átomo. Mientras los científicos estudiaron la naturaleza de nuestra realidad en una escala cada vez menor, algo extraño empezó a suceder: Mientras más se profundizaba en la materia, más parecía desaparecer de la vista. La búsqueda de la partícula más pequeña terminó en los paquetes de energía llamados QUANTA.

Ahora entendemos que la fórmula de Einsten se reduce a: TODO ES ENERGIA. Una roca, un planeta, un vaso con agua, nuestras manos. Todo lo que podemos tocar, saborear y oler, está hecho de moléculas, que a su vez están hechas de átomos, los cuales están hechos de protones, neutrones y electrones, los cuales están formados por paquetes vibrante de energía.

Una vez que comprendemos que todo es energía, y que no hay absoluta diferencia entre materia y energía, entonces los límites entre el mundo físico y el mundo de nuestros pensamientos empiezan a desaparecer.

Categorías:Conceptos Etiquetas:

El lorito de burdel

Una Señora quería comprar un loro, va a la tienda de mascotas y el joven que la atiende le comenta que solo tiene un loro pero que este había pertenecido a una señora que tenia un burdel, por lo cual su vocabulario era altamente prosaico.
A la señora no le importo y dijo que lo educaría nuevamente.
Llega a su casa y destapa la jaula y el loro comienza:
– ‘Nueva casa, nueva madame’
La señora suelta una carcajada y espera ansiosa a que sus hijas lleguen de la escuela. El loro al verlas dice:
– ‘Nueva casa, nueva madame, nuevas putas’
Las hijas no pueden contener la risa y esperan a que su papá llegue para que vea al loro. Llega el papá a la hora de la comida , el perico dice:
– ‘Nueva casa, nueva madame, nuevas putas, mismos clientes… hola BETO!!!’

Categorías:Humor Chapín Etiquetas: