Inicio > Guatemala > General Jorge Ubico Castañeda

General Jorge Ubico Castañeda

 jorgeubico   A finales de 1930 muere el presidente de Guatemala General Lázaro Chacón Gonzalez a causa de un derrame cerebral, el 12 de diciembre del mismo año quedó cómo designado a la presidencia el Licenciado Baudilio Palma quien el 16 del mismo mes fuera depuesto por un golpe de estado encabezado por Manuel María Orellana,  tras este incidente el cuerpo diplomático de Estados Unidos se rehúsa a tratar con el

golpista por lo que el 2 de Enero de 1931 es nombrado presidente José María Reina Andrade quien convoca a elecciones populares el 7 de Febrero de 1931, siendo el único candidato y por lo tanto ganador de éstas el general Jorge Ubico Castañeda.

Durante el período de Chacón hubo una época de crisis e inflación a raíz de la quiebra de la Bolsa de valores de Nueva York, inestabilidad política, corrupción y la pérdida de cosechas de café debido a erupciones del volcán Santa María en Quetzaltenango por lo que hubo una caída en las exportaciones e incremento de la deuda externa, la situación económica del país era pésima y el camino por recorrer para el nuevo presidente estaba cuesta a arriba.

Al iniciarse el gobierno del General Ubico el presupuesto fiscal de Guatemala era el siguiente:

Debe Haber Saldo
Presupuesto de ingresos (1930-31) 13,728,785.86
Presupuesto de egresos 14,242,342.13
Déficit calculado -513,553.27

 

El balance real fue el siguiente:

Debe Haber Saldo
Ingresos efectivos (1930-31) 10,749,003.50
Egresos efectivos 13,332,528.23
Déficit efectivo -2,583,524.73

 

Desde su inicio el gobierno tuvo que enfrentarse a un descenso de las rentas públicas motivado por la depresión de los negocios y la caída de los precios del café lo cual constituía su principal artículo de exportación, Ubico había vivido el mal manejo económico de sus predecesores por lo que se propuso reducir los gastos, pregonaba y exigía la honradez y  eficacia,  también la disciplina en el trabajo de los empleados públicos a tal punto de que él mismo llegaba a supervisar a las dependencias gubernamentales revisando los libros de cuentas y si descubría alguna anomalía, los trabajadores involucrados eran detenidos y destituidos y hasta se podían considerar afortunados por no ser fusilados.

Su política de gobierno fue aprovechar tierra ociosa y diversificar los cultivos, la clase media fue favorecida con la creación de puestos de trabajo de tipo administrativo y mayores oportunidades para los profesionales,  pero no todo era perfecto, padecía de una extraña fobia  a los poetas, intelectuales y escritores, envió al paredón a opositores internos y censuró a la prensa obligando a que toda noticia debía de ser previamente autorizada por él e hizo cambios a la carta magna en su artículo 66 para prolongar su permanencia en el poder, su gobierno debió de haber terminado en 1937, pero fue prolongado por varios años más hasta su renuncia.

Su régimen se caracterizó por la estabilización de las finanzas públicas promoviendo la austeridad, su impulso a la construcción de la obra pública fue significativo logrando la construcción del Palacio nacional, Edificio de Correos, Salones de la feria de noviembre, palacio de justicia, Tipografía nacional, palacio de la Policía Nacional, Edificio del Congreso de la República, Edificio de la Aduana Central, Sanidad Pública y una gran cantidad de carreteras para lo cual utilizó mano de obra gratuita que proporcionaban tanto voluntarios locales a requerimiento de sus municipalidades cómo  presos los cuales trabajaban en castigo a los delitos cometidos,  se extendieron los servicios públicos a todas las regiones de la república realizando continuos viajes de inspección a los lugares más apartados ya que le gustaba controlar directamente a él las actividades de los funcionarios públicos lo cual le hacía ganar mucha simpatía entre la población del interior del país.

Se adoptaron medidas legales que hicieron posible la construcción de obras del gobierno cómo la creación del impuesto de vialidad el cual consistía en un aporte anual de dos quetzales por ciudadano conmutable por trabajo en obras gubernamentales a razón de un quetzal por semana.

Hábilmente el General Jorge Ubico negoció los créditos más grandes existentes en la deuda externa logrando convenientes rebajas en los porcentajes de interés y haciendo importantes aportes a dichos créditos logrando así en dos años de gobierno los siguientes números:

Debe Haber Saldo
Presupuesto de ingresos (1932-33) 7,980,000.00
Presupuesto de egresos 8,778,664.40
Déficit calculado -798,664.40

 

El balance real fue el siguiente:

Debe Haber Saldo
Ingresos efectivos (1932-33) 8,193,996.85
Egresos efectivos 8,330,185.22
Déficit efectivo -136,218.37

 

¡! Por DIOS Santo!!, este señor en dos años redujo el déficit del país en más de dos millones de quetzales en aquel tiempo!!, logró pagar la deuda externa del país al 100%!!, algo que ningún solo gobernante en toda la historia de Guatemala había conseguido, todos, pero completamente todos los gobernantes que le sucedieron se dedicaron a despilfarrar lo que Ubico dejó en las arcas nacionales, hoy por hoy, ochenta y tres años después Guatemala está viviendo una situación económica sumamente difícil, con una deuda que supera los siete mil quinientos millones de dólares, en donde vamos a encontrar a otro Ubico que nos saque de este agujero en el que estamos metidos?

Pero aparte del gran trabajo realizado por el General Ubico en lo económico también se dedicó a reprimir fuertemente a la delincuencia, él realmente utilizó mano dura con los criminales ya que durante su régimen se instituyo la denominada “Ley Fuga” a través de la cual los acusados de delitos graves eran ejecutados de un balazo en la espalda atribuyendo el mismo a un intento de huida,  El General Ubico solía utilizar métodos muy especiales para supervisar el funcionamiento eficaz de las fuerzas públicas dentro de los cuales podemos mencionar en primer lugar a la policía secreta la cual era la encargada de inmiscuirse e investigar a fondo las distintas organizaciones ya fuesen gubernamentales, populares o criminales de las que se sospechara la planificación y/o participación en hechos delictivos, y en segundo lugar sus extravagantes disfraces, los cuales utilizaba para corroborar ya fuese el correcto o mal trato y atención al ciudadano en las diferentes instituciones del gobierno o la verificación del buen o incorrecto proceder de la fuerza pública, como ejemplo de ello hubo una historia que dice que un día el General Ubico alquiló una casa en un vecindario del que se decía sucedían asaltos constantemente,  mandó a averiguar quién era el policía encargado del área y su oficial inmediato superior al mando, un día dejó la puerta de la casa abierta y él se disfrazó de anciana, pero tenía bajo su falda su “Colt 1911 .45”, luego de un rato hizo un disparo al aire y empezó a gritar ¡!! Auxilio ¡!, ¡! Auxilio ¡!, en término de cinco minutos estaba presente el agente de policía, ¡! Que paso señora!?, se encuentra herida?? –preguntó el Agente-, No señor policía, afortunadamente no me pegaron, pero me intentaron asaltar, se fueron por allá (señalando hacia el sur), De acuerdo señora, voy a buscar al agresor y enseguida envío refuerzos para que la atiendan –dijo el Agente- quien salió corriendo en búsqueda de los agresores.

Quizás unos cuarenta y cinco minutos habían pasado cuando llegó en una patrulla el Oficial a cargo del área,  el agente de la policía y tres personas atrás del vehículo, tocaron a la puerta de la casa de la anciana e inmediatamente le pidieron que por favor identificara si alguna de las tres personas atrapadas había sido el agresor,  en ese momento se descubrió Ubico y felicitó al agente de policía por su excelente trabajo e inmediatamente mandó a subirle de rango, y al oficial a cargo brindó felicitaciones por su trabajo y le solicitó que tratara de ser más ágil en la respuesta de ese tipo de situaciones dándole instrucciones para que hiciera las requisiciones del equipo que necesitara para mejorar su trabajo, a los jóvenes que habían capturado pidió sus más sinceras disculpas y los dejó libres.

Pero veamos de qué manera el General Jorge Ubico redujo la delincuencia en el país:

1932 1933 1934 1935
Delitos contra la vida 231 116 53 52
Delitos contra la integridad corporal 3,737 3,801 1,876 1,507
Delitos contra la propiedad 3,252 1,978 1,594 1,198
Otros delitos de diversa naturaleza 188 165 124 110
Totales 7,409 6,050 3,647 2,867

 

Como se puede ver los delitos se redujeron en término de cinco años de gobierno en más del 60%, por lo que por un lado la población común y corriente se sentía segura, pero por otro lado la censura a la prensa, a los literatos, su odio a los comunistas y su inclinación por el beneficio de terratenientes, finqueros y militares generaba roces entre los grupos poderosos del país y para el presidente cualquiera que perturbara el orden público era automáticamente comunista, su exigencia de una obediencia incondicional ciudadana era tal que con el tiempo se fue transformando en un instrumento de represión.

En lo personal el General Ubico era un mujeriego empedernido, a pesar de tener solo un testículo debido a que en su juventud cuando estuvo en la escuela politécnica le reventaron uno, solía buscar todo tipo de pociones afrodisiacas para aumentar su deseo y potencia sexual, era bien sabido que cuando a él le gustaba mucho una mujer no descansaba hasta hacerla llegar a su despacho sin importarle si esta mujer fuera soltera o casada y ya habiendo conseguido lo que quería no escatimaba en conseguirle casa, negocio, seguridad y transporte.

Los grupos organizados del país empezaron a sentir la presión de un gobierno controlador y opresor al que no le parecían otras ideas u otras soluciones más que las que el presidente proponía, cualquiera que pensara diferente y expresara públicamente su pensar podía ir a parar a la penitenciaria general o simplemente desaparecía, los periódicos que pretendieron ser crítica directa o indirecta de las decisiones del gobierno fueron cancelados y el clima de miedo y de zozobra se sentía en todos lados, cualquiera podía ser informante o de la policía secreta.

Por supuesto que el General Ubico se hacía acompañar de muchos aliados, leales servidores del señor presidente capaces de “dar la vida por él” y que por sus buenos servicios se vieron beneficiados con puestos estratégicos, reconocimientos y en algunos casos hasta regalos muy particulares.

Pero el trabajo de sus opositores oprimidos cómo lo fueron el magisterio nacional, los escritores y periodistas del país, los estudiantes universitarios, los sindicalistas y por supuesto los partidos políticos opositores y que habían visto frustrados sus intentos por llegar a la presidencia empezaron a ejercer presión por varias de las decisiones presidenciales en materia de seguridad y leyes cómo la ley de la vagancia, además de pelear por los derechos de los trabajadores del campo y por las grandes concesiones obtenidas por la United Fruit Company para la explotación del banano en el área norte del país lo cual logro hacer estragos en el señor presidente.

La salud del General Ubico se empezó a deteriorar, las jornadas de trabajo en sus giras al interior de la republica eran maratónicas, un ejemplo de ello fue la gira realizada en 1941 en la cual visitó doscientas dos poblaciones y concedió audiencia a mil setecientas cuarenta y tres personas, una de las primeras tareas que el señor presidente realizaba al llegar a un poblado era revisar los pliegos que contenían los estados de cuenta del lugar y marginarlos si encontraba algo que no le pareciera, a pesar de su cada vez más deteriorada salud el General Ubico amaba el bosque y los animales quizás por eso nunca dejó de emprender tan extenuantes giras, una vez llegó a un poblado norteño del país, lugar que él ya había visitado con anterioridad y que admiraba mucho porque a su ingreso se encontraba una frondosa e imponente Ceiba, lamentablemente un par de meses antes había entrado en funciones un nuevo intendente municipal quien había decidido botarla ya que dicho árbol solo servía para abrigar bichos y pájaros que ensuciaban el suelo, el General al ingresar al poblado lo primero que notó fue la ausencia de su admirada Ceiba e inmediatamente enfrentó al intendente, a quien con una sonrisa hipócrita le saludo, el intendente cuadrado y haciendo el saludo militar dijo –¡!A sus órdenes mi general!!, ¿Cuánto hace que usté está aquí mi amigo? –Pregunto  el presidente-, La semana próxima cumplo dos meses mi general –respondió el intendente-, ¿Y cuantas ceibas ha sembrado usté’n su vida!!??? –replico Ubico-, el intendente, visiblemente asustado y desorientado, no acertaba a que responderle,.. eee,.. eee .. esteeee,.. El semblante del señor presidente cambió repentinamente de serio a amenazante, Bueno, pues ahorita mismo me va a buscar una ceiba y me la siembra exactamente en el mismo lugar en el que botó la otra, la verdad es que ustedes solo para chingar y destruirlo todo sirven!! –Dijo el presidente- , Pero,.. Pero.. ,.. No hay pero que valga!!!, Hooy mismo me la siembra o se va a la cárcel!!!.  ¡!! Y para la próxima vez persígnese antes de tocar un árbol…!.

Según su definición, tirano es una persona que ejerce el poder de acuerdo a su voluntad y sin justicia, entre las características que vienen a definir la tiranía se encuentran el que la persona que la lleva a cabo toma el poder por la fuerza, abusa de una manera cruel de ese poder y ejecuta medidas que llevan a imponer sus criterios a tal forma que genera miedo entre la población, creado en base a opresión pobreza y mínimos accesos a la cultura. Sin embargo, el concepto podría tener connotaciones positivas ya que han existido tiranos que han sido queridos por el pueblo a base de populismo y demagogia.  La noción de tiranía podría equipararse a diversas formas de dominación y ejercicio del poder cómo la dictadura, el totalitarismo y el despotismo.     Un tirano puede llegar al poder a través de la fuerza, pero también mediante elecciones democráticas.

En este caso, la llegada democrática al poder no invalida el desarrollo de una tiranía.    Más allá de que la elección haya sido transparente, quien ostenta el poder puede convertirse en un tirano con el paso del tiempo a través de medidas que socaven las libertades individuales, restrinjan la libertad de expresión y limiten la oposición política.

Es habitual que un líder sea acusado de tiranía por sus opositores y defendido por sus seguidores, la definición del término no es precisa y exacta, lo que da lugar a diversas interpretaciones.

Después de 1938, el régimen del General Ubico comenzó a decaer, sus allegados y correligionarios aferrados a altos cargos gubernamentales exageraron en sus medidas de represión hacia los detractores del presidente lo cual generó molestia entre varios sectores de la población, Si el General hubiera dejado el poder en 1943 y no hubiese extendido su mandato por tercera ocasión sus grandes logros hubiesen sido vistos con mucha mayor prominencia, pero al aferrarse al poder por consejo de sus seguidores cometió un grave error.

El número de Intelectuales, Universitarios, Sindicalistas, Opositores, Periodistas, comunistas y detractores del régimen ubiquista aumentaba día a día, las historias de tortura y persecución se hacían cada vez más extensas y crueles por lo que para 1944 se multiplicaron las manifestaciones de la población, algunas de ellas exigiendo que fuesen restauradas las garantías individuales que el gobierno había restringido y que se liberara a varios estudiantes universitarios presos en la penitenciaría por haber participado en alguna manifestación pacífica previa.    En una de esas manifestaciones en las cuales la caballería intentó detenerla se formó un zafarrancho en el cual murió de un balazo accidental la profesora Maria Chinchilla, lo que detonó la indignación generalizada al extremo que se le pidió la renuncia al señor presidente.

A pesar de que la muerte de la profesora Chinchilla fue a causa de un balazo accidental las organizaciones en manifestación la convirtieron en una mártir de la tiranía ubiquista y fue tanta la indignación que esto causó que un buen número de personas le enviaron un memorial solicitando su renuncia.

Los últimos días del régimen del General Ubico en el poder fueron lamentables, iniciaba su día tranquilo por la mañana, y se volvía turbio y adusto por las tardes, desorientado y medio vencido era indudable que la tensión de su espíritu era tremenda y ya se presentía la terminación de su exaltado y largo poderío.

En las relaciones humanas sucede que a veces unos hombres son como robles, altos, fuertes e imponentes  y algunos otros cómo aves que hacen sus nidos y habitan sobre los árboles, pero cuando llega el leñador y da su primer hachazo, ¡!entonces las aves huyen!! Y el árbol queda completamente solo,.. Y a merced del leñador.

El día primero de Julio de 1944 en despacho presidencial se convocó a una reunión de urgencia a la directiva del partido Liberal Progresista, en la reunión se encontraba El General Jorge Ubico quien vestía un traje azul plomo, junto a él los licenciados Víctor Mijangos, Ordoñez Solís (del poder judicial), Carlos Recinos, Luis Mendizábal (de la asamblea legislativa) y otros, en la esquina del escritorio en el cual se encontraba Ubico se hallaba un sobre blanco, de repente intempestivamente se abrieron las puertas del despacho de par en par, dejando libre la entrada a un grupo de generales encabezados por Villagrán Ariza, Pineda y Ponce Vaides, El General Ubico se paró y preguntó a los  Generales que deseaban,  entonces el General Federico Ponce Vaides con palabra clara dijo “Señor presidente, en vista de las difíciles circunstancias por las que atraviesa la patria y con el fin de evitar derramamiento de sangre y que se llegue a la anarquía, en nombre de los generales que están conmigo, me permito pedirle su renuncia”.

El General Ubico con mucha parsimonia tomó el sobre blanco que estaba en su escritorio e indicó: ¡!Si!!, aquí tengo preparada ya mi renuncia, y prefiero entregársela a ustedes los representantes del ejército y no a esos tales por cuales de los cachurecos, luego se pudo ver cómo detrás de sus lentes rodaba una que otra lágrima, algunos generales presentes quisieron hablar, pero rápido Ubico requirió “!!Ustedes se callan!!”, en un momento de total silencio se pudo ver por parte de varios directivos una completa tristeza, de improviso entro el cuñado del General Ubico :  ¡! Pero Jorge ¡!, Que has hecho!!! Reflexioná!!, a lo que Ubico respondió: Aunque mi madre baje del cielo y se arrodille aquí ante mí, no le atendería, porque es mi última determinación.  El bien de la patria así lo exige y yo no puedo menos que satisfacerla en estos momentos difíciles, y por favor cuñado, ya no me hables más.

El documento que contenía el sobre entregado a Ponce Vaides tenía escritas las siguientes palabras:

El día de hoy presenté a la honorable asamblea legislativa la renuncia del cargo de presidente de la República.  La presenté con carácter irrevocable.

Volveré así a la vida privada, después de consagrar al servicio del país mis energías y experiencia en la vasta labor de dirección de un gobierno de orden y progreso.

Me retiro del poder dejando tras de mí una obra realizada que, si no llena ni hubiera llegado nunca a colmar mis aspiraciones de guatemalteco, es prueba no refutable del amor que como ciudadano profeso a mi patria y del cuidado que le dediqué como gobernante.

Jamás mis antecesores tuvieron que hacer frente, como yo, a una época tan preñada de dificultades y peligros; y me satisface poder asegurar que los que juzguen mi actuación hoy y mañana, con espíritu ecuánime y sereno, ajustarán su veredicto a la medida de mis pretensiones.

Un movimiento que empezaba a tomar caracteres de violencia, iniciado y proseguido hasta ahora por una minoría de los habitantes de la capital, me llevó a la decisión de resignar el mando, pues, a pesar del pequeño número de quienes se rebelaron como descontentos del régimen gubernativo, es manifiesto, en las peticiones que ellos me dirigieron, su deseo principal y unánime de que renunciara al ejercicio de la presidencia.   Así lo hice, enseguida, sin dudas ni vacilaciones, porque en ningún momento del lapso de mi mandato abrigué el propósito de afirmarme en el poder contra la voluntad de mis condicionales.

Al cesar en las fatigas y sinsabores del elevado cargo que acepté en cumplimiento de un deber de ciudadano, hago expresa mi gratitud para el pueblo leal que estuvo a mi lado en circunstancias prósperas y adversas, lo mismo que para los funcionarios y empleados que me prestaron meritoria ayuda;  y formulo votos muy sinceros por la ventura de mi patria y la armonía entre mis ciudadanos.

Guatemala, 1º. De julio de 1944

Jorge Ubico”.

A finales de octubre de 1944 Ubico se exilió en Nueva Orleans, en donde vivió cerca de dos años hasta que un catorce de Junio de 1946 murió de cáncer de pulmón, en mayo de ese mismo año el congreso de la república a través de un decreto lo consideró indigno de pertenecer al Ejercito nacional de la revolución por lo que le canceló los grados de General de brigada y de división, pero tras la contrarrevolución de 1954 le fueron restaurados en el Ejército de Guatemala y durante el gobierno del Coronel Enrique Peralta Azurdia se hicieron las gestiones para repatriar sus restos, los cuales al tocar suelo Guatemalteco fueron transportados en hombros de antiguos oficiales y correligionarios y fue objeto de grandes homenajes para finalmente sepultarlo en el Cementerio Nacional de Guatemala.

Anuncios
Categorías:Guatemala Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: