Archive

Archive for the ‘Humor Chapín’ Category

La Bisagra Maldita

marzo 27, 2017 Deja un comentario

     Luis era un muchacho sano a quien le fascinaba hacer deporte pero tenía el defecto de que era creído y “brincón” cómo se le dice a quienes les gusta provocar y buscar pelea, tres veces por semana se levantaba muy temprano a correr cinco kilómetros, practicaba lucha libre, judo y tae kwon do, su sueño era llegar a practicar artes marciales mixtas, solía hacerse acompañar de chicos similares a él, atléticos y por lo general todos hijos de papi.

Para demostrar que él era el mejor del área para los trancazos solía provocar peleas en la escuela o en las paradas chuleando a patojas acompañadas, práctica que lo llevo a ser acreedor del apodo “el verguiador de San Luis”.

En la última pelea que Luis había tenido le quebró la nariz a un joven cómo de veinticinco años (seis años mayor que él) , pelearon ferozmente por quince minutos y por último Luis le hizo “La Cavernaria” una complicada y dolorosa llave de lucha libre dejándolo muy mal trecho.

Jahh!! mi huevo vos!! Yo no me asomo a esa parada de allí de San Luis con mi traída! –le dice Carlos a Miguel- Y por qué vos? –responde Miguel-, dicen que allí se mantiene un tal güicho que es bueno para el box y se conoce todas las llaves de lucha libre,  pero lo malo es que le gusta chingar  a las traídas di’uno para buscar pelea y lo fregado es que hasta aquí no habido quien lo sosiegue, aahh pal’huevo vos!!, Uno siempre encuentra a su tata en la calle, ya le va a llegar su sábadito vas a ver!!-dice Miguel-.

Leer más…

De Capricho a Capricho

marzo 15, 2017 Deja un comentario

Izotales es un pueblo cuyo nombre se perpetuará en la historia por sus negativas particularidades.   Para demostrar lo anterior bastará con decir que carecía de los servicios básicos más indispensables.    Frente a las casas borrachas de descuido, las calles se arrastraban –sonrojadas- buscando un abismo para suicidarse.   Pocos pueblos (porque no era aldea) se resignaban a vivir en medio de tanta miseria.   Sin embargo, los habitantes de Izotales se habían acostumbrado a caminar del brazo con la lipidia.

Es cierto que el hombre es un ser con gran capacidad de adaptación, especialmente cuando esa adaptación es para su propio beneficio, pero resulta inconcebible que también se adapte fácilmente a situaciones negativas y contraproducentes, tal es el caso de los Izotaleños que llegaron a ser famosos por su empalagante conformismo.

Leer más…

El Cincho

febrero 13, 2017 Deja un comentario

cinchoDon Enrique no era el más gordo de nuestro pueblo, pero si ocupaba un lugar preferente en la escala de obesidad.

Usaba cincho de pura piel y sus problemas para adquirir su largo pretal, principiaron cuando falleció el talabartero que se los fabricaba con exclusividad.   Don Quique inició sus servicios en el Organismo Judicial, como pasante o meritorio de un Juzgado de Paz, después se desempeñó como Oficial en todos los ramos y distintos tribunales de la república, terminando su carrera como Secretario de una Sala de Apelaciones.

Fue un trabajador capacitado, honrado a carta cabal y cultivó las buenas relaciones, practicando la amistad y el servicio dentro de su comunidad sin desprenderse del sentido del buen humor que fue algo que lo caracterizó.

Leer más…

Tio Vigildo

febrero 6, 2017 Deja un comentario

pescadinamita                Para mí la pesca no era una afición, sino un vicio.   No más me avisaban de una buena posa, para allá me iba con los muchachos a tirar bomba.

                Me sucedió un domingo.  Salí muy temprano con los hermanos Bardales rumbo al “Rio Grande”, llevando como instrumento de pesca, una bomba casera fabricada con botella de esas que tienen culo sumido, clorato, azufre, pólvora, arena fina y mecha de mortero.

                Platicábamos de aventuras pasadas, íbamos montados a caballo, porque era largo el camino que teníamos que recorrer para llegar a la poza “El Codo”.

Llegamos a la orilla de un barranco, desde donde se divisaban en el agua cristalina “machacas” de todo tamaño.   Ese era el mero punto.

                Bajamos de las monturas para acercarnos a pié, no había otra manera de hacerlo, la poza estaba rodeada de un espeso “mutal” y para entrar teníamos que atravesarlo.   Amarramos los caballos a la orilla de las parras de muta, dejando la ropa sobre las monturas y en pelota nos fuimos haciendo caminito con mucho cuidado para no espinarnos.

                Nos costó mucho, pero al fin llegamos.

Leer más…

El Chapín

noviembre 3, 2016 Deja un comentario

     Nunca he podido averiguar lo que haya dado motivo a que se designe con el nombre que encabeza este artículo a los guatemaltecos; ni alcanzo la analogía que pueda existir entre la persona que ha nacido en la capital de nuestra república y una “especie de chanclo de que usan solo las mujeres y se diferencia del chanclo común en tener, en lugar de madera, un corcho forrado de cordobán;” definición que el Diccionario de la Academia dá de la voz chapín.   Según el Padre Alcalá, chapin es una corruptela del nombre arábigo chipin, que significa alcornoque; y se dió esa denominación al tal calzado, por formarse sus suelas de la madera de aquél árbol.   Si alguno de nuestros eruditos antepasados sabia eso, y al llamar chapines a los guatemaltecos, quiso decir disimuladamente que somos unos pedazos de alcornoque, la cosa no va tal vez tan fuera de camino.  ¿No podría decirse que, en ese sentido, somos, cual mas cual menos, unos verdaderos chipines en arábigo, ó chapines como hoy se dicen en castellano?

Por lo demás, sea cual fuere la etimología de esa denominación, ella ha hecho fortuna, como muchas gentes que tienen un origen igualmente dudoso; y fuera de la república, con tal que no salgamos de los límites de los estados de la América Central, no se nos conoce bajo otro nombre que el de chapines, que hemos aceptado de buena voluntad los hijos de esta capital, como aceptamos otras cosas peores.

Leer más…

⚡La presentación ‘Data Warehouse y Sistemas de Soporte a la Decisión Un Enfoque Práctico Hugo M. Castro.’

Categorías:Humor Chapín

El lorito de burdel

Una Señora quería comprar un loro, va a la tienda de mascotas y el joven que la atiende le comenta que solo tiene un loro pero que este había pertenecido a una señora que tenia un burdel, por lo cual su vocabulario era altamente prosaico.
A la señora no le importo y dijo que lo educaría nuevamente.
Llega a su casa y destapa la jaula y el loro comienza:
– ‘Nueva casa, nueva madame’
La señora suelta una carcajada y espera ansiosa a que sus hijas lleguen de la escuela. El loro al verlas dice:
– ‘Nueva casa, nueva madame, nuevas putas’
Las hijas no pueden contener la risa y esperan a que su papá llegue para que vea al loro. Llega el papá a la hora de la comida , el perico dice:
– ‘Nueva casa, nueva madame, nuevas putas, mismos clientes… hola BETO!!!’

Categorías:Humor Chapín Etiquetas: